La Tienda del Dinero     info@latiendadeldinero.com

Termo de gas vs termo eléctrico, ¿cuál elijo?

Cómo elegir entre un termo de gas o uno eléctrico

En prácticamente todas las casas nuevas encontramos un sistema para calentar el agua. Menos mal, ¿verdad? Ducharse con agua fría no es muy agradable precisamente. No obstante, las calderas o termos pueden fallar, o nuestra comunidad de vecinos puede decidir eliminar la calefacción central. Cualquier de estas dos situaciones nos obligará a elegir entre un termo de gas o un termo eléctrico.

 

Cómo elegir entre un termo de gas o uno eléctrico

 

Dependiendo del tipo de vivienda dónde vayamos a instalar el nuevo termo, del número de habitantes y de sus necesidades, podemos elegir un termo de gas o uno eléctrico. Cada uno tiene una serie de ventajas e inconvenientes.

 

Entonces, ¿quién gana en este “termo de gas vs termo eléctrico”? En cuanto al precio del termo e instalación, no hay demasiada diferencia en la mayoría de casos. No obstante sí que ganaremos en confort en algunos casos, o ahorraremos dinero en cuanto al consumo energético en el otro.

 

Termo eléctrico: ventajas e inconvenientes

 

Un termo eléctrico funciona de una forma parecida a un hervidor de agua. En su interior almacena un número determinado de litros de agua, y esta se calienta a través de una resistencia eléctrica.

 

Para conservar el calor generado, está recubierto de varias capas de protección térmica, al igual que los termos convencionales dónde llevamos el café. De esta forma, cuando vamos a ducharnos, podemos disfrutar de un buen rato de agua caliente hasta que agotamos toda el agua de su interior.

 

Ventajas del termo eléctrico:

 

  • El agua sale caliente al abrir el gripo.
  • No necesita de gas para funcionar, solo de corriente eléctrica.
  • Solo necesita una toma eléctrica, por lo que es más sencilla su instalación en cualquier punto de la vivienda.

 

Desventajas de comprar un termo eléctrico:

 

  • El agua caliente es limitada al número de litros del termo.
  • Requiere un mayor espacio, ya que el deposito de agua ocupa más que un termo de gas.
  • Gran consumo energético.

 

 

 

Calentador de agua: ventajas e inconvenientes

 

El calentador de agua o termo de gas, calienta el agua según circula por su interior, mediante la combustión del gas y su transformación en calor. Es una forma muy cómoda de obtener agua caliente en la vivienda, aunque no es la más segura.

 

Ventajas de usar un termo de gas:

 

  • El agua caliente es ilimitada.
  • Requiere un menor espacio.
  • Menor consumo energético y mucho más limitado al uso.

 

Desventajas del calentador de agua:

 

  • Tarda un tiempo en calentar el agua que pasa por el circuito.
  • Requiere de un mayor mantenimiento y revisiones periódicas por seguridad.
  • Su instalación está limitada a un espacio determinado de la vivienda (salida de gases, bombonas o toma de conexión de gas en el exterior).

En resumen, a términos generales, el calentador de gas es más eficiente energéticamente, más económico, aunque menos seguro. En casos de poco espacio, la instalación de un termo eléctrico es más práctica y cómoda.

 

¿Con cuál de los dos sistemas te quedas en este ”termo de gas vs termo eléctrico”?