La Tienda del Dinero     info@latiendadeldinero.com

¿Realmente ahorramos comprando por Internet?

holiday-shopping-1921658_1920

Se calcula que más de 15 millones de internautas, comprendidos entre el rango de edad de los 16 a los 60 años, compran por Internet. Los motivos son muy diversos, pero van desde la comodidad de conseguir el producto que quieres sin salir de casa, hasta un ahorro significativo comprando por Internet en lugar de hacerlo en una tienda física. Pero… ¿Realmente estamos ahorrando dinero?

 

Ahorrar dinero por Internet sí es posible, pero no siempre es así

 

Cada vez son más empresas las que transforman su modelo de negocio para adaptarse a las nuevas tecnologías. Quedan muy pocas tiendas o comercios de reputación que no tengan un comercio online, ya que la tendencia auspicia un crecimiento en las ventas a través de Internet a corto y largo plazo.

 

El principal motivo de este crecimiento es la comodidad de comprar por Internet desde cualquier parte, lo que te haga falta, y los precios competitivos que podemos encontrar en diversas tiendas y que nos permiten ahorrar dinero sin tener que desplazarnos físicamente hasta ellas.

 

Sin embargo, ¿merece la pena comprar por Internet? Según un informe de Antehm Marketing Solutions, la gran mayoría de productos que compramos a través de Internet (en torno al 70%), tienen el mismo precio que en tiendas físicas, siendo el resto (sobre el 30%) más baratos en la mayoría de ocasiones.

 

Por ejemplo, ciertos artículos como los productos de limpieza o los libros, nos permiten ahorrar hasta un 30% de su precio con respecto a una tienda física, mientras que el sector de los videojuegos o de material escolar, su precio se reduce hasta un 45% menos. ¿Un descuento importante verdad?

Cuidado con las gangas, que no son gangas

 

Si un producto tiene el mismo precio en una tienda online que en una tienda física, estamos ahorrando al comprar por Internet, ya que eliminamos el coste del desplazamiento y la pérdida de tiempo, siempre y cuando no haya gastos de envío.

 

Sin embargo, a veces vemos por Internet descuentos a través de boletines de noticias, o campañas promocionales como el Black Friday, que realmente no son descuentos, si no que son precios maquillados. Si una compañía sube el precio de un producto antes de la semana del viernes negro, y luego lo rebaja, realmente ha hecho un descuento sobre el producto, pero no sobre su valor real.
Para evitar este tipo de situaciones, es importante buscar otras páginas web dónde se venda el mismo producto, y comprar precios. Así conseguiremos realmente ahorrar comprando por Internet.